Inicio Metrópoli Blanquita, salvadoreña de nacimiento, mexicana y poblana de corazón

Blanquita, salvadoreña de nacimiento, mexicana y poblana de corazón

2247
0
Compartir

Blanca en caballo

Al escuchar la historia de Blanca Lilián Aguilar las sorpresas nunca terminan, a los 24 años no tenía la primaria, al día de hoy es licenciada en derecho por la BUAP, es cantante de música vernácula mexicana, multimedallista de medio maratón, declamadora de poesía y demás.

Palabra por palabra esta mujer de 62 años de edad despide pasión, valentía ante los retos, fuerza en la voz, salud en el alma y un gran amor por la vida.

A lo largo de su relato sobresale una constante necesidad de superación, desde temprana edad Blanca Lilián miraba todo como algo temporal, en sus propias palabras “¡Blanca quería conocer, quería, aprender, quería no sé, devorarse el mundo!”

Primeros años en el Salvador

Blanca creció entre los matorrales, entre los pastizales, subiéndose a los árboles, de mango, intentando subirse a uno de coco que fue difícil  y bueno así creció, cortando algodón, cortando café, para la gente que tenía grandes propiedades de café,  de algodón.  Pasa el tiempo y Blanca ya tenía 10, 11 años y por ende del destino llega una señora a la casa y habla con mi mamá y le dice que necesita una zipota, allá en centro América les llaman zipotas y zipotes a los niños.  Y le dije a mi mamá -¿sabes qué? yo me voy yo me voy

Es así como Blanca aprovecha la primera oportunidad que tiene para ampliar sus horizontes, emigra a la capital  San Salvador donde permanece hasta los 19- 20 años trabajando en labores domésticas y es ahí donde se le presenta una segunda oportunidad-.

El oaxaqueño astuto

Pues ya pasa el tiempo y Blanca ya tiene 18, 19 ,20 años y ya pues me agarra la…  Pues es normal, natural pues uno joven y pues empiezo a sentir atracción por el sexo opuesto. Y como cualquier joven de esa edad pues uno desea o sueña con su príncipe azul,  que tenga la nariz bonita, ojos verdes, dientes bonitos, bien alineaditos digo yo, bien blanquitos y todo eso y esas ideas que a pesar de ser yo una persona de campo, una persona sencilla , pues me gustaban los guapos. jajajajajaja.

Dentro de un grupo de 15 mexicanos que llegó a San Salvador por motivo de una boda llegó el tan esperado príncipe, si bien no fue azul y mucho menos blanco, si fue un oaxaqueño muy astuto, insistente y trabajador.  Él le dijo:

¿Cómo te llamas? ¿De dónde eres? ¿Cuánto te pagan? mira yo soy mexicano, estoy estudiando arquitectura, lo he dejado por algunas circunstancias económicas, pero si tú te vas a México conmigo yo reanudo mis clases, ¡es más! termino mi carrera, por ti

Para no hacer el cuento largo,  Blanca, cayó, un poco por la atracción hacia su príncipe mexicano  y también por la oportunidad de superación que le representaba llegar a México.Blanca otro caballo

 En México, en Puebla

Yo llegué al país con permiso de turista, con todos mis papeles en regla, llego acá y bueno a los dos días me caso por el civil, porque era lo más importante para gobernación para no tener problemas migratorios.  Llegamos a Puebla, el sigue estudiando muy duro, yo admiro mucho al mexicano y en especial al oaxaqueño. El oaxaqueño es una persona muy inquieta, muy trabajadora, ¡incansable! esa es la palabra, incansable para el trabajo y bueno, el termina su carrera, se queda trabajando en la universidad como catedrático de tiempo completo.

Estudios

Ya con 25 años y tres hijos a Blanca le hacen otra propuesta para superarse y como es costumbre en ella, la acepta como un reto.

Me dice mi esposo:

Si quieres estudiar vieja, pues yo te doy la oportunidad de que estudies, un día tus hijos te van a preguntar dónde queda Europa, dónde queda España y tu no les vas a poder contestar-  Y vuelvo otra vez a mi mente y digo aquí hay otra vez una segunda oportunidad ¿no?  de que te prepares.  Así fue como por acá  me dijo él y al siguiente día yo me fui al centro a buscar una primaria…

  • Primaria

Saqué mi primaria, ¡Saqué 7.5! y le digo a él – no me gusta ese sistema que llevan esas escuelas abiertas-  “¡Blanca quería conocer, quería, aprender, quería no sé, devorarse el mundo!”  Y dice- pues busca la secundaria donde sea de tres años, como cualquier chamaca

  • Secundaria

Tres años, en tres años terminé la secundaria. Ahí si me gustó como explicaban y todo, conocí más gente. Ahí si se vieron los resultados y saqué 9.5 y dije -¡ihh pues como que si me gusta!  y como que si puedes Blanca y bueno termino mi secundaría y ya había que entrar a la prepa

Mientras Blanquita nos cuentas su paso por la las aulas con jóvenes 10 años más chicos que ella, su expresión y su postura cambian, se nota que le agrada recordar esos años de esfuerzo.

  • blanca en motoPreparatoria y Poesía

Le dije a él (Su esposo), – ¿sabes qué? me aviento a la prepa-  Así que viene el proceso de la BUAP y quedo en la “diurna” (mérito académico)   a pesar de que tenía ya 27, 28 años para entrar a la prepa.  

Empezaron a sacar sus concursos de declamación y bueno  yo tenía ese gusanito y valla concurso y no gano,  y digo yo, no me voy a quedar con las ganas.  Al otro año sacaron el siguiente concurso y yo recuerdo que me iba para allá atrás  al fondo y como loca me ponía yo a ensayar mi poesía o aquí en la entrada me sentaba yo con mi poesía a leerla y a leerla hasta que se me quedara.

Llegó el momento de hacer la presentación de la declamación y le dije aquí a mi marido- mira voy a participar en un concurso-  él se emocionó y hasta fondo musical le puso la poesía y era un grupo de treinta o treinta y tanto concursantes -pero tú no te rajes Blanca, tu éntrale y como dicen en mi tierra “bien caliente” en el aspecto en que quería participar en ese concurso.

Concursé con la poesía esta que se llama “el exhorto” de Sergio Gutiérrez y bueno increíble, quedé en primer lugar.  Fue una satisfacción increíble para mí porque iba yo abriéndome, abriéndome, abriéndome caminos o brechas, calles veredas como dicen en mi rancho y eso me motivó a seguir adelante. 

De licenciada en Derecho a cantante de música bravía mexicana

Después de debatirse entre psicología y derecho, Blanca  se decidió por conocer las leyes de nuestro país. El proceso de admisión fue el menor de sus obstáculos ya que nuevamente fue mérito académico y así continuó su vida cómo universitaria, ama de casa, madre y esposa.

Pero se presentó una nueva oportunidad.

Estando yo en 4to 5to semestre conocí a una señora en el centro le decían la famosa serranita, ella cantaba la canción ranchera mexicana y platico y me dice – mira Blanca si tú tienes la inquietud de cantar nosotros nos reunimos todos los días a las 6 de la tarde en cierto lugar, allá por la 18, yo te invito-  y bueno quedó por ahí ese otro gusanito en mi corazón

Blanca no se limitó con tomar clases de canto, se presentó en diversos eventos en la ciudad, fue entrevistada en televisión e incluso  viajó a Cuba de mano con la música. Su próximo concierto  el 28 de Septiembre en el Barrio del Artista.

Encontré mi música, la música vernácula, esa música que se vive,  que se siente, se sufre y a la vez se disfruta, esa es mi música, o sea no es mía, es de ustedes los mexicanos, yo lo único que hago es interpretarla, como intérprete yo la vivo.

Corredora de medio maratón “para acabarla de coronar” como dice ella

20130912_105040Sin duda, la vida de Blanca Lilian está llena de sorpresas, pero para mí ninguna tan grande como el hecho de que a sus 62 años tenga mejor condición física que quien esto escribe.

Por aquí le paro a la cantada 3, 4 años y por aquí le entro duro a todas las medallas que ves aquí.

Aunque no ahondó mucho en el tema del atletismo, bastaba con bajar la mirada para ver que traía puestos unos tenis de corredor para dar credibilidad al manojo de medallas que desplegó ante nosotros.

Nunca es tarde.

Nunca es tarde para hacer las cosas que te gustan y  que te apasionan, eso es lo que Blanca transmite.

 

 

 “No sé qué otra locura valla a inventar, porque así soy, soy muy inquieta. Yo no sé hacerte un pastel, yo no sé hacerte unas galletas, yo no sé hacerte un tejidito de un gorrito o de una bufanda, pero lo que yo hago es, cantar, correr, declamar, contar cuentos, contar poesías, contar leyendas y devorarme los libros como si fueran un postre“.

 

Entrevista completa en video

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here